Joaquín Sabina, durante su concierto en Úbeda.
Joaquín Sabina, durante su concierto en Úbeda.

Sabina contiene la emoción ante su gente

Nada más terminar en el recinto ferial de Úbeda su interpretación de Lo niego todo, la canción con la abre sus conciertos en esta gira, Joaquín Sabina hizo una pausa para compartir con el público sus sentimientos: “Buenas noches. No crean que es tan sencillo subirse de nuevo a un escenario, a los paisajes y los olores de la infancia. Da mucha emoción, de esa que pone un nudo en la garganta, que es con lo que uno piensa que canta“. Joaquín eligió el pueblo que lo vio nacer hace ya 68 años para comenzar sus conciertos en España, y la decisión no pudo ser más acertada. Cerca de 8.000 espectadores llenaron el auditorio, muchos de ellos llegados desde otras provincias. Las plazas hoteleras se agotaron agotarse tanto en Úbeda como en las localidades de su entorno.

A primera hora de la mañana ya había seguidores haciendo cola frente a la puerta del recinto ferial para coger un buen sitio. Sabina se sintió literalmente como si estuviera en familia. Entre el público presente se encontraba su hermano Paco junto a su mujer, sus hijos y sus nietos. A todos ellos les dedicó un concierto en el que repasó prácticamente todos las canciones de su nuevo álbum y otros éxitos de siempre, como Ruido, Por el bulevar de los sueños rotos o Peces de ciudad. Antes de interpretar Contigo, Sabina tuvo también unas cariñosas palabras para Ignacio Echeverría, el español de origen asturiano fallecido en los atentados de Londres la pasada semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.