Pablo del Águila
Pablo del Águila, en una imagen de su juventud.

La poesía de Pablo del Águila, reunida en un libro

Al poco de instalarse en Granada para iniciar sus estudios de Filología Románica en la universidad, Joaquín Sabina conoció a un poeta joven que lideraba varios movimientos en los círculos literarios de la ciudad. Se llamaba Pablo del Águila y fue, por ejemplo, quien recomendó a Joaquín los libros de César Vallejo. Joaquín nunca ha ocultado cuánto marcó entonces su vida posterior. “Fue mi pigmalión, un maestro impresionante. Por alguna razón decidió que me iba a adoptar y a proteger. Podía citar a Rilke en alemán, y eso para un cateto de provincias como yo, con ganas de ver mundo y comérselo todo, era impresionante“, afirmó sobre Del Águila en el libro En carne viva.

Pablo del Águila falleció con apenas 22 años y nunca llegó a publicar un libro. Ahora, Bartebly Ediciones recupera toda su obra en un tomo titulado De soledad, amor, silencio y muerte. El investigador Jairo García Jaramillo ha reconstruido su trayectoria tras seis meses trabajando sobre el legado de Del Águila, custodiado en Málaga una de sus hermanas. El libro salió a la venta en abril y el pasado viernes fue presentado precisamente en el Ateneo de la capital de la Costa del Sol. Su precio es de 16 euros.

Pablo del Águila está muy presente en las letras de Joaquín Sabina. Joaquín nunca ha ocultado que, por ejemplo, algunos de los versos de Amor se llama el juego son suyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.