Benjamín Prado en Onda Cero con Juan Ramón Lucas
Benjamín Prado, con Juan Ramón Lucas en Onda Cero.

Benjamín Prado: «Leiva ha traído a Joaquín una parte de sí mismo que tenía olvidada»

Benjamín Prado se pasó esta mañana por el programa ‘Más de uno’, de Onda Cero, para presentar el libro Incluso la verdad, en el que repasa junto a Joaquín Sabina el proceso de creación del álbum Lo niego todo. El escritor madrileño definió la obra literaria como “un complemento” al disco y bromeó por haber conseguido que Sabina “escriba en prosa por primera vez en su vida” para compartir los secretos de su último trabajo discográfico.”Es una hazaña digna de una estatua en vía pública”, afirmó.

Prado también aprovechó los minutos de charla con el periodista Juan Ramón Lucas para destacar el papel del otro gran artífice del disco, Leiva: “Según Joaquín, en Leiva está todo lo que tenía él a su edad. Siempre lo dice. Leiva ha traído juventud, rock and roll y a Joaquín una parte de sí mismo que tal vez tenía un poco olvidaba. Se ha convertido en otro de la familia”.

Por último, Benjamín Prado compartió con los oyentes la intrahistoria de dos de las canciones más importantes del disco. Sobre Por delicadeza confesó que nació tras una gran discusión con Sabina en la última noche, cuando el álbum estaba listo para enviar a masterizar: “Joaquín y yo tuvimos una pelea tremenda por una de las canciones, Sin pena ni gloria. Leiva estaba blanco. Echamos a todo el mundo del estudio y nos quedamos peleándonos. El aire se había quedado con una electricidad bastante negativa, así que Leiva tenía razón cuando nos dijo “chicos, no podemos acabar así”. “Pues entonces hagamos otra canción”, propusimos. Joaquín se subía por las paredes. Empezamos a escribir a las diez de la noche y a las cinco de la mañana estaba escrita, musicada y grabada. En el disco no hay ni un retoque. Está tal cual la grabaron Joaquín y Leiva”.

En cuanto a la canción Lo niego todo, Prado explicó que tuvo su origen en una comida que Joaquín y él compartieron en el restaurante El Bigote, en Sanlúcar de Barrameda. “Joaquín me dijo ‘joder, si la gente supiera que yo soy un idiota que los domingos por la tarde llora con los telefilmes…’. Yo le dije que ahí había una canción y él propuso hacerla con todas las cosas que se han contado de él: que si el santo bebedor, que si el profeta del vicio, el juglar del asfalto… Encontramos la fórmula mágica que hace que una canción sea imbatible, que es un molde. Yo la oigo y pienso que solamente por escribir eso ya merece la pena dedicarse a esto”, explicó.

Puedes escuchar la entrevista completa aquí:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.