El increíble gesto de Joaquín Sabina con un seguidor argentino

El pasado 30 de noviembre, Joaquín Sabina se encontró una sorpresa al asomarse al balcón de la habitación de su hotel en Buenos Aires. En la acera contraria, colgando de una farola y un árbol, un enorme pasacalles con su foto y la del poeta César Vallejo llamó la atención del cantante andaluz. “Joaquín, viajé 500 kilómetros para regalarte unos libros en mano, ¿me llamás? Atte. Un cómplice en la fe de San César Vallejo”, ponía el enigmático mensaje. El marplatense Lucas Iribarne, un fiel seguidor de Sabina, tuvo la ocurrencia como un intento de acercarse a él para poder charlar un rato. Su sueño comenzó a hacerse realidad a la mañana siguiente, cuando desde el departamento de producción de los conciertos de Joaquín le telefonearon para anunciarle que podría saludar a su ídolo en el camerino antes de su recital del día 1 en el Luna Park.

El propio Lucas explica así, en primera persona, todo lo que sucedió después:

La noche anterior no pegué un ojo… Ese día compré mas de diez libros que pensé que le gustarían a Joaquín: novelas policiales, biografías, ensayos, un par de clásicos, un libro de Savater que habla de las corridas de toros, además de una revista Rolling Stones (…). Y así, con magia y con humildad, llegó el tan ansiado encuentro. Ingresé a su camarín y ahí estaba él, con su whisquito y su guitarra, y le di un fuerte apretón de manos, y traté de representar a muchos sabineros y sabineras que sueñan, mueren, con tener la misma suerte que yo. Le dije que le agradecía por su música, pero más por su letra, que ha sido un faro para muchos de nosotros. Le dije que le llevaba de regalo muchos libros que le iban a gustar. Y también le comenté que estuve hace un par de años en su casa, en Madrid, y que le había dejado de regalo tres libros antiguos. Y que como recién estaba operado no me había podido recibir para tomarnos una foto junto a mi esposa en su casa de Tirso de Molina. Sonrió una y otra vez, y, agradeciéndome los libros de regalo, me dijo “cómo te la has currado”, preguntando incesantemente cómo había hecho para colgar esa pancarta cerca del hotel. Jimena estaba allí, y tampoco entendía lo que yo había hecho e ideado. Luego vino el momento de sacarnos las fotos, y luego la despedida, con otro apretón de manos, tan sincero, tan lleno de agradecimiento, de poesía, tal “cinco estrellas”, que me fui atónito.

La sorpresa para Lucas, sin embargo, no quedó ahí. Todavía faltaba lo mejor:

Antes de irme, Berry, su manager, me dijo que filmara la tercer o cuarta cancion, “la de las lágrimas de marmol”. Le agradecí infinitamente y salí del Luna Park (…). La frutilla del postre fue la canción ‘Lágrimas de mármol’ cantada por Joaquín con una introducción en la que habló de la locura que yo había hecho para cumplir mi sueño, y el resultado de dicha locura. Grabé dicho momento único con mi celular, dejando que las lágrimas vuelen y se esparzan por mi rostro, temblando de emoción, de algarabía, y no dando crédito a tanta bondad y generosidad de este hombre que ha ganado muchas batallas y que sigue toreando el escenario en gran forma.

En efecto, Sabina le dedicó la canción Lágrimas de mármol a Lucas, además de unas cariñosas palabras con las que repasó toda la historia: “Me levanté en el hotel, miré por la ventana y dije ‘¿qué pasa aquí?’. Y había una sábana enorme con una foto de César Vallejo y otra mía, y una leyenda de un chico que decía que quería regalarme unos libros. Lo llamé, quedamos para encontrarnos y lo conocí. Era un chico encantador y para que sepa que tiene un amigo nuevo, y no una leyenda sino un cómplice, le voy a dedicar esta canción a Lucas Iribarne”.

La de Lucas Iribarne es solo uno de los muchos momentos inolvidables que ha dejado el reciente de paso de Joaquín Sabina por Argentina. Sus once noches en el Luna Park permitieron disfrutar también, por ejemplo, de sus duetos con Vanesa Martín e Ismael Serrano. El próximo mes de marzo, Sabina regresará a Buenos Aires para ofrecer nuevos conciertos de su gira Lo niego todo. Colombia, Puerto Rico, México, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, República Dominicana y Estados Unidos también acogerán actuaciones del cantante español. ¿Conocerá Joaquín en alguno de esos países a otro amigo como Lucas? 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.