Letra y música: Joaquín Sabina / Pancho Varona / Antonio García de Diego

A las peligrosas rubias de bote
que en relicario de sus escotes
perfumaron mi juventud.

Al milagro de los besos robados
que en el diccionario de mis pecados
guardaron su pétalo azul.

A la impúdica niñera madura
que, en el mapamundi de su cintura,
al niño que fui espabiló.

A la flor de lis de las peluqueras
que me trajo el tren de la primavera
y el tren del invierno me arrebató.

A las flores de un día,
que no duraban,
que no dolían,
que te besaban,
que se perdían.

Damas de noche
que en el asiento de atrás de un coche
no preguntaban
si las querías.

Aves de paso,
como pañuelos cura-fracasos.

A la misteriosa viuda de luto
que sudó conmigo un minuto
tres pisos en ascensor.

A la intrépida cholula argentina
que en el corazón con tinta china
me tatuó Peor para el sol.

A las casquivanas novias de nadie
que coleccionaban canas al aire,
burlón de la “nit de Sant Joan”.

A la reina de los bares del puerto
que una noche después de un concierto
me abrió su almacén de besos con sal.

A las flores de un día,
que no duraban,
que no dolían,
que te besaban,
que se perdían.

Damas de noche
que en el asiento de atrás de un coche
no preguntaban
si las querías.

Aves de paso,
como pañuelos cura-fracasos.

A Justine, a Marylin, a Jimena,
a la Mata Hari, a la Magdalena,
a Fátima y a Salomé.

A los ojos verdes como aceitunas
que robaban la luz de la luna de miel
de un cuarto de hotel, dulce hotel.

A las flores de un día,
que no duraban,
que no dolían,
que te besaban,
que se perdían.

Damas de noche
que en el asiento de atrás de un coche
no preguntaban
si las querías.

Aves de paso,
como pañuelos cura-fracasos.

Aparece enYo, mi, me, contigo, Dos pájaros de un tiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*