Letra y música: Joaquín Sabina / Pancho Varona / Antonio García de Diego

Esta es la canción
de los zapatos rotos, de la gente del montón,
la foto de carné
de cualquier hombre, de cualquier mujer.
La carambola que casi salió,
la procesión
del Cristo del furgón
de cola.

Ley de los sin ley,
rueda de peones para darle jaque al rey.
El bar de la estación
es un hogar para mi corazón.
Y las mujeres miran y no ven
al forastero que no tiene quien
lo espere.

Y el cielo es una plancha
de hormigón,
un animal con gafas
solo ante el televisor,
un docudrama
que termina mal,
un ángel que delira
en una cama
de hospital,
cantándole a la luna
la canción de cuna
de la noche y los tejados.

Carne de cañón,
Sancho y Don Quijote, Mortadelo y Filemón,
tienda toda a cien,
pagas dos besos… y te llevas tres.
Cuatro caminos
tiene el porvenir,
si me equivoco, se equivoca mi
destino.

Y el mar es una especie
en extinción,
un barco a la deriva,
una lágrima de ron,
un docudrama
que termina mal,
un ángel que delira
en una cama
de hospital,
cantándole a la luna
la canción de cuna
de la noche y los tejados.

Aparece en: Diario de un peatón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.