Letra y música: Joaquín Sabina / Antonio Oliver

Academia de corte y confección,
sabañones, aceite de ricino,
gasógeno, zapatos topolino,
el género dentro por la calor.

Para primores galerías Piquer,
para la inclusa niños con anginas,
para la tisis caldo de gallina,
para las extranjeras Luis Miguel.

Para el socio del limpia un carajillo,
para el estraperlista dos barreras,
para el Corpus retales amarillos
que aclaren el morao de las banderas.

Tercer año triunfal con brillantina,
los señoritos cierran Alazán,
y, en un barquito, Miguel de Molina,
se embarca caminito de ultramar.

Habían pasado ya los nacionales,
habían rapado a la señá Cibeles,
cautivo y desarmado
el vaho de los cristales.
A la hora de la zambra en Los Gabrieles,
por Ventas madrugaba el pelotón,
al día siguiente hablaban los papeles
de Celia, de Pemán y del bayón.

Enseñando las garras de astracán,
reclinaba en la barra de Chicote,
la “bien pagá” derrite con su escote,
la crema de la intelectualidad.

Permanén, con rodete Eva Perón,
“Parfait amour”, rebeca azul marino,
“maestro, le presento a Lupe Sino,
lo dejo en buenas manos, matador”.

Y luego, el reservao en Gitanillos
y después, la paella de Riscal,
y la tarde del manso de Saltillo,
un anillo y unas medias de cristal.

“Niño, sube a la suite dos anisetes,
que hoy vamos a perder los alamares”,
de purísima y oro, Manolete,
cuadra al toro en la plaza de Linares.

Habían pasado ya los nacionales,
habían rapado a la señá Cibeles,
volvían a sus cuidados
las personas formales.
A la hora de la conga en los burdeles,
por San Blas descansaba el pelotón,
al día siguiente hablaban los papeles
de Gilda y del Atleti de Aviación.

Aparece en19 días y 500 nochesNos sobran los motivos, 500 noches para una crisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.