Letra y música: Joaquín Sabina

Nos enseñaron a tener paciencia,
nos enseñaron a no andar descalzos,
nos enseñaron a morir de viejos,
nos enseñaron a vivir a plazos.

Nos enseñaron a guardar silencio,
nos enseñaron a temer la noche,
nos enseñaron que el placer es malo,
nos enseñaron a crecer a golpes.

Nos prohibieron las cosas más hermosas:
ir al campo a robar brevas,
bañarnos en el verano
con las mozas en la alberca

Y crecimos enfermizos,
faltos de aire y de besos,
llena la piel de preguntas
que contestaba el silencio.

Pero apareció la vida
cuando moríamos de sed,
era una fuente su cuerpo
que invitaba a los sedientos
A beber.

Probamos la dulzura de la carne,
supimos que aún estábamos a tiempo,
nos hartamos de besos, de manzanas,
declaramos la guerra al sufrimiento,

Nos quitamos la vieja piel a tiras,
renegamos de todo lo sabido,
prometimos pecar a manos llenas,
nos hicimos más tiernos y más niños.

Ahora cada día tiene su fruto,
cada noche su secreto
y el tiempo es una mentira
que han inventado los viejos.

Al arrancarnos las vendas
que nos negaban el cuerpo
descubrimos el presente,
que es lo único que tenemos.

Y cantaremos la vida
y no abriremos la puerta
a la muerte mientras dentro
del cuerpo quede una gota
de deseo

Aparece en: Inventario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.