El amor, la amistad, el paso del tiempo… Las mejores frases de Joaquín Sabina se han convertido para muchos en espejos de su propia vida. Nadie como Joaquín ha sabido plasmar los sentimientos a través de las palabras y la música. Esta es una selección con algunas de sus citas más célebres, compartidas a través de las redes sociales por miles de hispanohablantes por todo el mundo y convertidas ya en parte de la identidad cultural de varias generaciones. ¿Quién no ha tratado alguna vez de huir cuando no quedan islas para naufragar?

“Amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño”.

Amor se llama el juego (Física y química, 1992)

“Las mejores promesas son esas que no hay que cumplir”.

Yo también sé jugarme la boca (Dímelo en la calle, 2002)

“Un beso es solo un asalto y la cama es un ring de boxeo”.

Mentiras piadosas (Mentiras piadosas, 1990)

“Y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres,
porque el amor cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren”.

Contigo (Yo, mi, me, contigo, 1996)

“A menudo los labios más urgentes no tienen prisa dos besos después”.

Todavía una canción de amor (1995)

“Lo bueno de los años es que curan heridas,
lo malo de los besos es que crean adicción”.

Siete crisantemos (Esta boca es mía, 1994)

“No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”.

Con la frente marchita (Mentiras piadosas, 1990)

“¿Y cómo huir cuando no quedan islas para naufragar?”.

Peces de ciudad (Física y química, 2002)

“De ti depende y de mí que entre los dos siga siendo ayer noche hoy por la mañana”.

Y si amanece por fin (Mentiras piadosas, 1990)

“Qué pequeña es la luz de los faros de quien sueña con la libertad”.

Pájaros de Portugal (Alivio de luto, 2005)

 “Sabes mejor que yo que hasta los huesos sólo calan los besos que no has dado”.

Y sin embargo (Yo, mi, me, contigo, 1996)

 “Ahora que, sin saber, hemos sabido querernos como es debido sin querernos todavía”.

Ahora que... (19 días y 500 noches, 1999)

“Antes de que me quieras como quieres a un gato
me largo con cualquiera que se parezca a ti”.

Camas vacías (Dímelo en la calle, 1999)

“Porque todos los finales son el mismo repetido”.

Ruido (Yo, mi, me, contigo, 1996)

“Será mejor que aprendas a vivir sobre la línea divisoria
que va del tedio a la pasión”.

Esta boca es mía (Esta boca es mía, 1994)

 “No soy yo, ni tú, ni nadie,
son los dedos miserables que le dan cuerda a mi reloj”.

Amor se llama el juego (Física y química, 1992)

“Derrochando la bolsa y la vida la fui poco a poco dando por perdida”.

19 días y 500 noches (19 días y 500 noches, 1999)

“Ya no cierro los bares, ni hago tantos excesos,
cada vez son más tristes las canciones de amor”.

Camas vacías (Dímelo en la calle, 2002)

“Y la vida siguió como siguen las cosas que no tienen mucho sentido”.

Donde habita el olvido (19 días y 500 noches, 1999)

“Puedo ponerme digno y decir ‘toma mi dirección,
cuando te hartes de amores baratos de un rato, me llamas'”.

A la orilla de la chimenea (Física y química, 1992)

 “No pido perdón, ¿para qué? Si me va a perdonar, porque ya no le importa”.

19 días y 500 noches (19 días y 500 noches, 1999)

 “Este pez ya no muere por tu boca, este loco se va con otra loca,
estos ojos no lloran más por ti”.

Este ya (Ciento volando de catorce, 2001)

 “¿Qué maldición separa a los amantes que no se han olvidado?”

Números rojos (Alivio de luto, 2005)

“En asuntos de amor siempre pierde el mejor”.

Seis tequilas (Alivio de luto, 2005)

 “Ayer no me querías, hoy no te quiero. Mañana no tendremos a quien querer”

Vámonos pa'l sur (Dímelo en la calle, 2002)

 “Así que no andes lamentando lo que pudo pasar y no pasó.
Aquella noche que fallaste, tampoco fui a la cita yo”.

Tratado de impaciencia número 10 (Inventario, 1978)

 “La buena reputación es conveniente dejarla caer a los pies de la cama”.

Y si amanece por fin (Mentiras piadosas, 1990)

 “Las caricias que mojan la piel y la sangre amotinan
se marchitan cuando las toca la sucia rutina”.

Mentiras piadosas (Mentiras piadosas, 1990)

“Prefiero la guerra contigo al invierno sin ti”.

Ganas de... (Esta boca es mía, 1994)

 “Por decir lo que pienso sin pensar lo que digo
más de un beso me dieron (y más de un bofetón)”.

Tan joven y tan viejo (Yo, mi, me, contigo, 1996)

 “Que mueran por amores los dictadores y los notarios”.

Esta noche contigo (Esta boca es mía, 1994)

“Y una mañana comprendí que a veces gana el que pierde a una mujer”.

Como un explorador (Esta boca es mía, 1994)

 “En mi casa no hay nada prohibido, pero no vayas a enamorarte,
con el alba tendrás que marcharte para no volver”.

Peor para el sol (Física y química, 1992)