Letra y música: Joaquín Sabina / Antonio Sánchez

Recordarás la primera vez
que con tu trajín nos juntó la vida,
llamaste al timbre para vender
libros sobre razas desconocidas…
¿qué nos sucedió
que acabamos desnudos jugando abrazados sobre el parquet
al juego del amor?

Luego te marchaste sin dejar ni un papel
con tu nombre y tu dirección,
alguien te esperaba donde siempre a las tres
y eran ya más de las dos.

Volví a encontrarte meses después,
la casualidad me cruzó contigo
en el vestíbulo de un hotel,
“¿qué demonios andas haciendo en Vigo?”.
Cuando me desperté
me besabas los párpados, “¿cómo te llamas?”, te pregunté,
después amaneció.

Y así fue como el tabique de aquel hotel
que nos separaba cayó;
tu tenías el cuarto ciento cuarenta y tres,
yo el ciento cuarenta y dos.

Siglos pasaron sin que el azar,
duende juguetón, sus hilos moviera;
casi me había olvidado ya
de tus pies subiendo por mi escalera…
pero antes de ayer
en un cine de barrio una voz me llamó desde el ambigú,
y supe que eras tú.

Y la rara historia otra vez se repitió
unos cuantos años después,
en taquilla te habían dado la fila dos
y a mí me dieron la tres.

Aparece enEl hombre del traje gris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.