• Título: Malas compañías
  • Año de publicación: 1981
  • Sello: CBS
  • Producido por Jorge Álvarez

CANCIONES

  1. Marieta
  2. Un burdo rumor
  3. Pongamos que hablo de Madrid
  4. Pasándolo bien
  5. El cromosoma
  6. Un santo varón
  7. Mi ovejita Lucera
  8. Villatripas
  9. La tormenta
  10. Adivina, adivinanza
  11. Nos ocupamos del mar
  12. La hoguera
  13. Círculos viciosos

Tras cumplir el servicio militar en Mallorca, Joaquín Sabina se instaló en Madrid junto a su entonces esposa, Lucía Correa. Su piso de la calle Tabernilla quedaba muy cerca de un local llamado La Mandrágora, muy de moda en ese principio de los ochenta por los recitales de todo tipo -magia, música, veladas poéticas- que se llevaban a cabo en su pequeño sótano, con capacidad para no más de cuarenta personas. Joaquín se ganaba la vida tocando en bares como El rincón del arte nuevo, pero La Mandrágora le parecía demasiado escenario como para atreverse a pedir una actuación. Sí se atrevió Lucía, cargada de recortes de periódicos con noticias sobre los conciertos de su marido. Sabina se convirtió así en una especie de músico de guardia: cuando había ocho o diez clientes, los dueños del negocio lo llamaban por teléfono a su casa para que bajara a actuar.

Meses después se presentó Joaquín en La Mandrágora con un cantautor llamado Javier Krahe al que había conocido en la noche madrileña. Krahe, a su vez, invitó al local a otro músico amigo suyo, Alberto Pérez. El espectáculo, cada con su estilo, se hizo popular en poco tiempo, hasta el punto de ser invitados a varios programas de televisión. Los tres conjugaban en su actuación la canción de autor más pura -con versiones de clásicos como Brassens y Dylan- y el humor inclasificable. CBS, en vista del tirón, decidió grabar un disco en directo que recogiera una de aquellas noches golfas.