• Título: Malas compañías
  • Año de publicación: 1980
  • Sello: Epic
  • Producido por José Luis de Carlos

CANCIONES

  1. Calle Melancolía
  2. Qué demasiao (una canción para el Jero)
  3. Carguen, apunten, fuego
  4. Gulliver
  5. Círculos viciosos
  6. Pongamos que hablo de Madrid
  7. Manual para héroes o canallas
  8. Bruja
  9. Mi amigo Satán
  10. Pasándolo bien

Tomás Muñoz, presidente de la discográfica CBS, llegó un lunes de 1979 a su despacho sorprendido por un chaval de 17 años llamado Pulgarcito al que había visto actuar en la madrileña calle Preciado ese fin de semana. Entre otras canciones, Pulgarcito había interpretado Qué demasiao, y tanto impactó a Muñoz que pocos días después la compañía le ofreció publicarla en forma de single promocional. Se produjo entonces un giro inesperado de los acontecimientos. Tras firmar el acuerdo, Pulgarcito confesó que la autoría no era suya, sino de un tal Joaquín Sabina, con el que mantenía tan buena amistad que incluso se quedaba algunas noches a dormir en su casa.

CBS buscó a Joaquín para escuchar más composiciones suyas. Una audición en un local a la que se presentó con Javier Krahe fue el origen de un contrato editorial y la promesa de un disco para ambos. Sabina grabó así Malas compañías, mientras que Krahe comenzó  trabajar en Valle de lágrimas.

Tras la mala experiencia de Inventario, en Malas compañías sí que se vislumbran ya la personalidad y el estilo que marcarían la carrera posterior de Joaquín. Él álbum se editó bajo el sello Epic, perteneciente a CBS, y estuvo producido por José Luis de Carlos. Los arreglos corrieron a cargo de Hilario Camacho y José Antonio Romero. Entre sus diez canciones se encuentran auténticos himnos como Calle Melancolía y Pongamos que hablo de Madrid, esta última popularizada unos meses antes de la salida al mercado del disco en la versión rockera de Antonio Flores.