Letra y música: Joan Manuel Serrat / Joaquín Sabina

Estando Martínez castigado en clase
de rodillas y de cara a la pared,
vestido de luto por parte de madre,
lo alcanzó la muerte por primera vez.

Le dejó los mocos, se llevó el pañuelo.
¿Qué falta le haría otro ángel al cielo…?

Cansado de herirse con su propia mano
Con su prima hermana decidió morir.
Dulce la agonía y grande el desencanto
pero no por ello dejó de insistir

en catar las mieles del fruto prohibido
aunque en adelante pagó en efectivo.

La tercera muerte fue en extremo grave,
le dejó secuelas en el corazón.
Llegó por la espalda de la mano suave,
con alevosía y premeditación

de aquella que me amaba y a quién tanto quiso.
Le quitó las llaves y lo echó del piso.

La cuarta reposa bajo los cascotes
de lo que fue un día el Muro de Berlín.
Un quinto cadáver se ahogó en el escote
turbulento de Juanito el andarín

etiqueta negra. Y por quinta puerta
lo llamó la muerte y él no abrió la puerta.

Una sexta muerte le llegó cortada
en una papelina primera edición.
No fue menos muerte por ser anunciada
ni fue menos grave por ser de salón

Y aunque nadie daba un duro por el tipo,
Martínez tampoco entregó el equipo.

En persona, el propio Ángel de la Muerte
furioso y curioso a enfrentarlo fue
y para su sorpresa se halló frente a frente
a otro ángel caído, caído de pie.

Y su mala vida y su burlada muerte
a rondar la luna se fueron los dos.
La vida cantando ronca de aguardiente,
la muerte le hace la segunda voz.

Aparece enLa orquesta del Titanic, En el Luna Park

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.