Letra y música: Joaquín Sabina

Tengo yo un primo que es todo un maestro
de lo mio, de lo tuyo, de lo nuestro,
un lujo para el alma y el oído,
un modo de vengarse del olvido.
Boca que mira,
vécino de Estambul, rey de Algeciras.

Viene del Poble Sec ese atorrante
universal, charnego y trashumante,
que saca, cuando menos te lo esperas,
palomas de la paz de su chistera.
Y cuando canta,
le tiembla el corazón en la garganta.

Harto ya de estar harto de las fronteras
va pidiendo escaleras para subir
de tu falda a tu blusa, toca madera,
tendría que estar prohibido un fulano así.

Detrás está la gente que necesita
su música bendita más que comer
y el siglo que deshoja su margarita.
Yo, de joven, quisiera ser como él.

Tengo yo un primo que es primo de todos,
cada cual a su forma y a su modo,
loco hidalgo con yelmo de Mambrino
que no teme a gigantes ni a molinos.
Y cuando gana
el Barça, cree que hay Dios y es azulgrana.

Qué poca seriedad, qué mal ejemplo
para los mercaderes de los templos,
ese alquimista de las emociones
que cura las heridas con canciones.
Mi primo el Nano,
que no me toca nada y es mi hermano.

Harto ya de estar harto de las fronteras
va pidiendo escaleras para subir
de tu falda a tu blusa, toca madera,
tendría que estar prohibido un fulano así.

Detrás está la gente que necesita
su música bendita más que comer
y el siglo que deshoja su margarita.
Yo, de joven, quisiera ser como él.

Aparece enYo, mi, me, contigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.