Letra y música: Joaquín Sabina

Mi vecino de arriba, don Fulano de Tal,
es un señor muy calvo, muy serio y muy formal,
que va a misa el domingo y fiestas de guardar,
que es una unidad de destino en lo universal,

que busca en esta vida respetabilidad,
que predica a sus hijos responsabilidad,
llama “libertinaje” a la libertad,
ha conseguido todo menos felicidad.

Mi vecino de arriba hizo la guerra y no
va a consentir que opine a quien no la ganó,
mi vecino es un recto caballero español
que siempre habla ex cátedra y siempre con razón.

Mi vecino de arriba es el lobo feroz
que va el domingo al fútbol y ve televisión,
que engorda veinte kilos si le llaman “señor”,
que pinta en las paredes “rojos al paredón”.

Al vecino de arriba le revienta que yo
deje crecer mi barba y cante mi canción,
mi vecino de arriba es más hombre que yo
(dice que soy un golfo y que soy maricón).

Mi vecino de arriba se lo pasa fatal
y que yo me divierta no puede soportar,
cuando me mira siente ganas de vomitar,
si yo fuera su hijo me pondría a cavar.

Mi vecino de arriba, en la barra del bar,
cuando se habla de sexo dice que es supermán
(es una pena que su mujer no opine igual);
de sexo, las mujeres no debían opinar.

Mi vecino de arriba un día me pescó
magreando a su hija dentro del ascensor;
del trabajo volvía cuando reconoció
la voz que me decía “quítate el pantalón”.

Aún estoy corriendo, no quiero ni pensar
lo que habría sucedido si me llega a alcanzar;
como hay niños delante no les puedo contar
lo que con su cuchillo me quería cortar.

Me he cambiado de casa, de nacionalidad,
pero, a pesar de todo, todo ha seguido igual,
los vecinos de arriba inundan la ciudad,
si tu vives abajo no te dejan en paz.

Aparece en: Inventario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.