Letra y música: Joaquín Sabina / Antonio García de Diego / Pancho Varona

No conocían el mar
y se les antojó más triste
que en la tele,
pájaros de Portugal
sin dirección ni alpiste ni papeles.

Él le dijo vámonos,
dónde le respondió
llorando ella,
lejos del altar mayor,
en el velero pobretón
de una botella.

Despójate del añil
redil del alma de nardo
con camisa.

Devuélveme el mes de abril,
se llamaban Abelardo y Eloísa,
arcángeles bastardos de la prisa

Alumbraron el amanecer muertos de frío,
se arroparon con la sensatez del desvarío
tuyo y mío de vuelta al hogar,
qué vacío deja la ansiedad,
qué vergüenza tendrán sus papás

Sin alas para volar,
prófugos del instituto,
y de la cama,
pájaros de Portugal,
apenas dos minutos
mala fama.

Luego la guardia civil
les decomisó el sudor
y la sonrisa,

las postales de Estoril
sin posada, sin escudos
y sin visa.

Se llamaban Abelardo y Eloísa.

Bucearon contra el Everest
y se ahogaron,
nadie les enseñó a merecer
el amparo de la virgen de la soledad,
qué pequeña es la luz de los faros.
Bucearon contra el Everest
y se ahogaron,
nadie les enseñó a merecer
el amparo de la virgen de la soledad,
qué pequeña es la luz de los faros
de quien sueña con la libertad.

Aparece enAlivio de luto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.