Letra y música: Joaquín Sabina / Jose Ramón Ripoll

Macarra de ceñido pantalón,
pandillero tatuado y suburbial,
hijo de la derrota y el alcohol,
Sobrino del dolor,
primo hermano de la necesidad.

Tuviste por escuela una prisión,
por maestra una mesa de billar,
te lo montas de guapo y de matón,
de golfo y de ladrón
y de darle al canuto cantidad.

Aún no tienes años pa’ votar
y ya pasas del rollo de vivir,
chorizo y delincuente habitual
contra la propiedad
de los que no te dejan elegir.

Si al fondo del oscuro callejón
un Bugatti te come la moral,
a punta de navaja y empujón,
el coche vacilón
va cambiando de dueño y de lugar.

“Que no se mueva nadie”, has ordenao
y van ya quince atracos en un mes
tu vieja apura el vino que has mercao
y nunca ha preguntao
¿de dónde sale todo este parné?

La pasma va pisándote el talón,
hay bronca por donde quiera que vas,
las chavalas del barrio sueñan con
robarte el corazón
si el sábado las llevas a bailar.

Una noche que andabas desarmao
la muerte en una esquina te esperó,
te pegaron seis tiros descaraos
y luego desangrao
Te ingresaron en “el piramidón”.

Pero antes de palmarla se te oyó
decir “qué demasiao,
De ésta me sacan en televisión”.

Aparece enMalas compañías, En directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.