Letra y música: Joan Manuel Serrat / Joaquín Sabina

Yo llevaba encima quince o veinte copas.
Ella odiaba a los borrachos como yo,
pero aquella noche el rey de la farlopa
quiso quitarle la ropa
y ella no dijo que no.

Papelina en el bolsillo vale un polvo,
yo no estaba en situación de merecer.
Derrapando se perdieron en un Volvo,
balbuceando, ego te absolvo
perdoné al amanecer.

Luego en clave de sol
compré palos de golf,
volví a clase de yoga.
Me metieron un gol
la noche en que mi alcohol
perdió contra su droga.

Y aunque no conseguí
olvidarme de ti
sin pasión ni reproches,
decidí envejecer.
Cuando vuelvo a beber
ya no se hace de noche.

No acostumbro a exhibir de punta el vello.
Nunca saco a pasear el corazón,
pero viéndola en los brazos de un camello
que la besaba en el cuello,
casi perdí la razón.

Luego en clave de sol
compré palos de golf,
volví a clase de yoga.
Me metieron un gol
la noche en que mi alcohol
perdió contra su droga.

Y aunque no conseguí
olvidarme de ti
sin pasión ni reproches,
decidí envejecer.
Cuando vuelvo a beber
ya no se hace de noche.

Aparece enLa orquesta del Titanic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.