• Título: Vinagre y rosas
  • Año de publicación: 2009
  • Sello: Sony Music
  • Producido por Pancho Varona, Antonio García de Diego y José Antonio Romero

CANCIONES

  1. Tiramisú de limón
  2. Viudita de Clicquot
  3. Cristales de bohemia
  4. Parte meteorológico
  5. Ay! Carmela
  6. Virgen de la Amargura
  7. Agua pasada
  8. Vinagre y rosas
  9. Embustera
  10. Nombres impropios
  11. Menos dos alas
  12. Crisis
  13. Blues del alambique
  14. Violetas para Violeta

Tras cuatro años de silencio desde la publicación en 2005 de Alivio de luto, Sabina asumió que necesitaba lanzar un disco nuevo, pero no encontraba la inspiración ni las ganas para sentarse delante de un folio en blanco con la guitarra en la mano. Todo lo contrario, pero al revés, le sucedía al poeta Benjamín Prado, al que se le disparaban solos los versos y las ideas contra una novia con la que acababa de romper. Una noche, en el bar que su pareja tiene en la madrileña calle Apodaca, Joaquín abordó a Benjamín y le propuso irse juntos de viaje a cualquiera ciudad para escribir juntos las letras de unas cuantas canciones. Hablaron de La Habana, de Lisboa, de Nueva York… Unas semanas después, sin mucho convencimiento, ambos estaban tomando un avión con rumbo a Praga.

De la capital de la República Checa volvieron con los esbozos de unas cuantas canciones que terminarían en Rota (Cádiz). El disco se tituló Vinagre y rosas y estuvo producido por Pancho Varona, Antonio García de Diego y José Antonio Romero. Leiva y Rubén Pozo, componentes de Pereza, colaboraron por primera vez con Joaquín al encargarse cada uno de ellos de la música y la producción de una canción.

Entre los puntos débiles del álbum está la sobredosis de intelectualidad literaria en los textos y la poca implicación de Sabina en la parte musical, en la que solo aparece en los créditos compartiendo autoría con Pancho y Antonio de cuatro de las piezas.