Letra y música: Joaquín Sabina 

Fue en un pueblo con mar una noche después de un concierto,
tú reinabas detrás
de la barra del único bar que vimos abierto.
“Cántame una canción
al oido y te pongo un cubata”,
“con una condición:
que me dejes abierto el balcón de tus ojos de gata”.
Loco por conocer
los secretos de su dormitorio,
esa noche canté
al piano del amanecer todo mi repertorio.

Los clientes del bar
uno a uno se fueron marchando,
tú saliste a cerrar,
yo me dije “cuidado, chaval, te estas enamorando”.
Luego todo pasó
de repente, tu dedo en mi espalda
dibujó un corazón
y mi mano le correspondió debajo de tu falda.
Caminito al hostal
nos besamos en cada farola,
era un pueblo con mar,
yo quería dormir contigo y tú no querías dormir sola.

Y nos dieron las diez y las once, las doce y la una
y las dos y las tres
y desnudos al amanecer nos encontró la luna.

Nos dijimos adiós,
ojalá que volvamos a vernos.
El verano acabó
el otoño duró lo que tarda en llegar el invierno
y a tu pueblo el azar
otra vez, el verano siguiente
me llevó, y al final
del concierto me puse a buscar tu cara entre la gente
y no halle quien de ti
me dijera ni media palabra,
parecía como si
me quisiera gastar el destino una broma macabra.

No había nadie detrás
de la barra del otro verano
y en lugar de tu bar
me encontré una sucursal del Banco Hispanoamericano,
tu memoria vengué
a pedradas contra los cristales,
sé que no lo soñé,
protestaba mientras me esposaban los municipales.
En mi declaración
alegué que llevaba tres copas
y empecé esta canción
en el cuarto donde aquella vez te quitaba la ropa.

Y nos dieron las diez y las once, las doce y la una
y las dos y las tres
y desnudos al amanecer nos encontró la luna.

Aparece en: Física y químicaNos sobran los motivos, Dos pájaros de un tiro, 500 noches para una crisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*